Un milagro llamado Israel (Segunda Parte)


Con solo observar la sucesión de cultivos verdes en medio de aquellos terrenos áridos y rocosos, se hace obvio que esos oasis se deben a la inventiva, la libertad empresarial y la capacidad productiva de los habitantes de ese país mayormente desértico.