Curso Rápido de Historia Judia: Yosef

por
In: http://www.aishlatino.com/judaismo/historia/curso-rapido/Yosef.html

crhjparte7_230x150-spYosef demuestra un patron clásico: El judío llega empobrecido, trabaja duro y asciende a la cima.


Para empezar, Yosef tenía una posición clave en la familia como resultado de ser el muy esperado primer hijo de la esposa favorita de Yaakov. Su padre parecía demostrar una considerable cantidad de favoritismo – le compró un abrigo especial – lo cual generó celos entre sus hermanos.

Sin embargo, sería erróneo ver su comportamiento de manera simplista, como si fuera una típica familia disfuncional. Porque pese a que es cierto que esas grandes personas también cometen errores, dado que están en un nivel espiritual increíblemente alto debemos mirar de una forma más profunda qué es lo que realmente estaba pasando.

Yosef comienza a tener sueños e interpretarlos. Como sabemos, él tiene un don especial para interpretar sueños y sus sueños e interpretaciones son acertadas y proféticas. Por ejemplo, le dice a sus hermanos que un día se inclinarán ante él (lo cual efectivamente ocurre años más tarde).

Pero para sus hermanos sus sueños parecieran ser delirios de grandeza. Y como ellos saben que son la familia de la cual saldrá una nación que tendrá como misión cambiar el mundo, probablemente pensaron que Yosef estaba poniendo en peligro el futuro de la humanidad. Ellos bien conocían la historia familiar – en cada generación hubo una “oveja negra”, primero Ishmael y después Esav – por lo que es posible que hayan concluido que Yosef era el malvado de su generación.

Contemplaron la opción de matarlo, pero finalmente terminaron vendiéndolo como esclavo. Le quitaron su fino abrigo, lo mancharon con sangre de cabra y se lo llevaron a Yaakov, haciendo parecer como que Yosef había sido asesinado por un animal salvaje.

Mientras tanto, Yosef fue llevado por una caravana de ishmaelitas a Egipto, donde se convirtió en el esclavo de un hombre de la realeza llamado Potifar.

Antiguo Egipto

Antes de proseguir es importante analizar cómo era Egipto en aquella época histórica, habiendo sido Egipto la segunda gran civilización de la historia (la primera fue la civilización de Mesopotamia, que describimos anteriormente).

Geográficamente, Egipto es en su mayoría desierto, excepto por el río Nilo. El Nilo es el río más largo del mundo, y si no fluyera por Egipto, el país sería pura arena. En la antigüedad sólo el 3% de Egipto era tierra habitable y arable.

Un desierto enorme es una gran barrera de defensa natural, lo cual hacía que Egipto estuviese totalmente desolado y que fuese virtualmente imposible de invadir (los Hicsos lo invadieron una vez, luego los Asirios y finalmente Alejandro Magno. Pero estas son las únicas tres veces en 3.000 años). Egipto fue la civilización humana que más persistió en la historia, y sufrió muy pocos cambios en sus tres milenios de existencia. Piensa en lo poco que cambió Egipto en 3.000 años y en lo mucho que el mundo moderno ha cambiado en unos pocos cientos de años. Es sorprendente lo estable que fue esa sociedad, y en gran medida se debió a su geografía.

A pesar de que no tenemos datos exactos del comienzo de la civilización egipcia, se cree que ésta empezó en el período de la edad de bronce temprana, hace más de 3.000 años. Fue una cultura muy sofisticada, considerando las hazañas de ingeniería que representan las pirámides. La gran pirámide de Guiza es la más grande que alguna vez se construyó, contando con cinco hectáreas de superficie, más de 150 metros de altura, estando compuesta por más de 2 millones de bloques de piedra con un peso de más de 5 millones de toneladas, y habiendo sido construida por gente que no tenía ninguna herramienta de hierro (¡también fue la estructura hecha por el hombre más alta del mundo durante 43 siglos!). Incluso con toda nuestra tecnología moderna tendríamos dificultad para emular tal proeza hoy en día. Ellos obviamente tenían técnicas tremendamente sofisticadas para cortar piedras y conocimientos de ingeniería que les permitían mover aquellos grandes bloques de piedra. Tenían poleas, palancas y mucho poder muscular.

Se estima que para construir Guiza hicieron falta 100 mil hombres y treinta años. ¿Por qué poner tanto esfuerzo en construir una tumba? Porque los egipcios eran muy sofisticados espiritualmente. Y pese a que era una espiritualidad oscura, no tiene que ser despreciada tan rápido. Se preocupaban por la muerte, que es lo que causó que perfeccionaran la momificación, y su libro sagrado fue llamado El Libro de los Muertos. ¿Te gustaría eso para una lectura amena?

Ellos creían que el faraón era un dios viviente, que tenía poder absoluto y que su posición en la vida después de la muerte afectaría la prosperidad de Egipto. El futuro del país dependía de una entrada apropiada del faraón al más allá. Entonces, debían hacerle una muy buena tumba, hacerle los regalos correctos y asegurarse de que ingresase correctamente al más allá, ya que si no lo hacía, les podía ir muy mal a todos. Esto explica porqué el crear aquellas extraordinarias tumbas para los faraones era un proyecto nacional que involucraba a todo el pueblo egipcio.

Esta cultura tan sofisticada era tan opuesta al judaísmo como es humanamente posible, ya que practicaba la idolatría. En el antiguo Egipto idolatraban a un estimado de 2.000 dioses diferentes; dioses con cabezas de hipopótamos, de halcones o de cocodrilos. Fue una civilización idolatra en extremo – muy religiosa y espiritual en su propio sentido, pero al mismo tiempo sumamente idólatra. No eran primitivos, supersticiosos ni estúpidos; entendían el poder espiritual y eran un pueblo sofisticado que realmente creía en el poder de la idolatría (1).

Este es un punto crucial sobre las civilizaciones antiguas. En nuestra arrogancia moderna a menudo tendemos a mirar a los pueblos antiguos como menos sofisticados o incluso primitivos. Tenemos ciencia y tecnología modernas. ¿Qué tenían hace miles de años? Pero nada puede estar más lejos de la verdad. El conocimiento de las civilizaciones antiguas de ingeniería, matemática, astronomía, medicina, etc., era a menudo muy impresionante. Espiritualmente, el contraste es incluso más extremo. Tanto la tradición judía como la arqueología muestran que los pueblos antiguos estaban mucho más conectados espiritualmente que lo que estamos hoy en día. Hace miles de años había un gran poder espiritual, tanto idólatra como puro, que podía ser utilizado. Hoy en día hemos perdido ampliamente esta conexión. Esto explica por qué las civilizaciones antiguas ponían mucho esfuerzo en la religión y en las construcciones religiosas, y por qué en la Biblia se dice que la idolatría tenía una atracción tan poderosa.

La tradición judía enseña que el antiguo Egipto, además de ser un lugar de idolatría, era un lugar de inmoralidad – un lugar muy licencioso (2).

Entonces, arrojar al joven Yosef a ese ambiente era malo. Muy malo.

Un Esclavo se Eleva Hasta la Cima

Habiendo sido separado de la influencia monoteísta de su familia a una edad temprana (tenía diecisiete años cuando fue vendido como esclavo), Yosef tenía una gran desventaja en una sociedad libertina – era muy apuesto. Y la esposa de su amo, la Sra. Potifar, lo encontraba muy atractivo.

Además de eso, Yosef tenía muchas virtudes – era muy inteligente y trabajador, y se elevó desde su posición de simple esclavo adolescente a ser la cabeza del hogar de Potifar. Este es el clásico patrón histórico de los judíos en la diáspora que será repetido una y otra vez por miles de años – llegar pobre a una tierra extranjera, hacerle frente a una mala situación, trabajar duro y rápidamente elevarse hasta la cima.

Ahora, la esposa de Potifar no estaba tan contenta de que Yosef rechazase sus propuestas. Eventualmente, ella buscó un momento en el que todos estuviesen fuera de casa asistiendo a una celebración nacional y trató de arrancarle sus ropas. Pero él logró escapar. Indignada, ella lo acusó de violación. El Sr. Potifar llegó a casa, su esposa le contó la mentira y Yosef terminó en prisión.

Entonces Yosef, que era el sirviente principal, de nuevo estaba en el fondo. Este es el judío en la diáspora. Llegan a un país, se elevan, caen, y tienen que empezar de nuevo en algún otro lugar. Yosef ahora estaba en prisión, pero ascendió con mucha rapidez hasta ser el prisionero principal. Otra vez vemos el patrón del judío. Incluso como prisionero no lo puedes mantener abajo…

Luego fueron puestos en prisión el ministro de copas y el panadero del faraón, quienes tuvieron extraños sueños estando allí. Ahora, como sabemos que Yosef era el experto interpretador de sueños, no es sorprendente que interpretase dichos sueños y que le dijera al ministro de copas que el faraón lo iba a reincorporar a su posición, y al panadero que le iban a cortar la cabeza. Y eso es exactamente lo que ocurrió.

Cuando el ministro de copas fue liberado de la prisión, Yosef le pidió que hablase bien de él con el faraón para que quizás lo liberasen. ¿Pero qué ocurrió? El ministro de copas se olvidó de él y Yosef se quedó en prisión por dos años más. Incluso en este pequeño detalle hay un patrón para el futuro: históricamente, los judíos no han podido contar con ayuda dentro del mundo no judío. Es raro que un no judío ofrezca ayuda a los judíos en tiempos de necesidad (3).

Los Sueños del Faraón

Luego el faraón mismo tuvo un par de sueños perturbadores. Soñó con siete vacas gordas que salían del Nilo y eran devoradas por siete vacas flacas. Y después soñó con siete grandes espigas de trigo que eran devoradas por siete espigas pequeñas. Y esto lo tenía sumamente perturbado. Y créeme que si el faraón – un “dios” viviente en la tierra – no podía dormir, nadie en Egipto dormiría.

El faraón convocó a todos sus brujos, adivinos y astrólogos, pero ninguno de ellos logró entender de qué se trataba el sueño; entonces el ministro de copas dijo: “Recuerdo que había un joven judío en prisión que interpretaba sueños”.

Esto, dicho sea de paso, es el máximo triunfo judío en la historia. Sacaron a Yosef de prisión, lo bañaron, lo afeitaron y lo llevaron delante del faraón. Cuando escuchó el sueño, Yosef le dijo al faraón: “Van a haber siete años de abundancia, seguidos por siete años de hambruna”.

“¿Qué debo hacer?”, preguntó el faraón. Y Yosef le respondió: “Debes almacenar todo el grano de Egipto, de forma tal que cuando la hambruna te golpee, tendrás reservas de comida”. Yosef delineó todo un plan de preparación para la escasez. Y el faraón le dijo: “Como tú fuiste quien lo pensó, tú serás quien lo lleve a cabo”.

Y así es como Yosef se convirtió en virrey, lo cual significaba en la práctica que Yosef era el hombre más poderoso en términos de infraestructura de todo Egipto, que a su vez era el imperio más poderoso de la época. Qué te parece ese ascenso – de prisionero a virrey. Y se casó con Osnat, la hija de Potifar. Aquí también vemos patrones importantes para el futuro: a lo largo de la historia, cuando el pueblo judío se eleva, esa elevación puede ser dramática. Y dentro de esta idea vemos otro patrón: la situación en la que el pueblo judío se puede encontrar, para bien o para mal, puede cambiar de un momento a otro (4).

Antes de que llegase la hambruna, Yosef tuvo dos hijos: Menashe y Efraim. Hasta hoy en día los judíos observantes bendicen a sus hijos todos los viernes por la noche; las niñas reciben una bendición para que sean como Sara, Rivka, Rajel y Lea – las grandes matriarcas de la Biblia. Uno asumiría que los niños deberían recibir la bendición de ser como Abraham, Itzjak y Yaakov, los grandes patriarcas; pero en cambio, se les dice que sean como Efraim y Menashe, ¿por qué? Primero, porque a diferencia de los hermanos previos en la Biblia – Caín y Abel, Ishmael e Itzjak, Yaakov y Esav, e incluso Yosef y sus hermanos – ellos se amaban el uno al otro y no había celos entre ellos (los celos de los hermanos de Yosef casi le causan la muerte). A medida que viajemos por la historia judía veremos que una de las debilidades más grandes del pueblo judío es el sinat jinam – el odio injustificado – de un judío hacia otro. Este odio es una de las fuerzas motivadoras detrás de la desunión en el mundo judío hasta hoy. Es un defecto frecuente en el pueblo judío a través de la historia. Su fuente primaria está arraigada en la rivalidad y celos que constantemente asedian al pueblo judío. Efraim y Menashe son el modelo de amor incondicional esencial para la unidad judía y el éxito del pueblo judío (5).

Hay otra lección extremadamente importante que necesitamos aprender de estos hermanos. A lo largo de la historia, los judíos han sido ricos y pobres, libres y esclavos, tolerados y perseguidos. Pero hace tiempo que la historia ya nos probó que es mucho más fácil mantenerse judío cuando las cosas están mal. No es el judío pobre y perseguido el que se asimila, sino el cómodo y aceptado. Probablemente más judíos han desaparecido por asimilación que por persecuciones. Éste sigue siendo uno de los desafíos más grandes de la historia judía – cómo mantenerse judío cuando las cosas están bien. Efraim y Menashe tienen la fuerza espiritual interna esencial para la continuidad judía. Estos chicos crecieron como hijos del virrey, por lo que fácilmente se podrían haber asimilado y haber sido niños consentidos egipcios; sin embargo, es claro que crecieron completamente fieles al prototipo de judío pese a estar en un ambiente increíblemente hostil.

Ahora que Yosef era virrey, el escenario estaba armado para que sus sueños anteriores se volviesen realidad, aquellos en los que vio a sus hermanos reverenciándose ante él. Y ciertamente eso es lo ocurrió posteriormente.


1) El hecho de que esas naciones antiguas y sofisticadas estuviesen tan cautivadas por la idolatría es la prueba de que realmente había alguna clase de poder en ella (lo que explica el esfuerzo y gastos masivos puestos en la construcción de tumbas y templos). Sin embargo, uno de los principios más fundamentales del judaísmo es que no hay otro poder más allá de Dios – la idolatría es una ilusión. Entonces ¿de dónde saca su poder la idolatría? La respuesta es: de Dios Mismo. La esencia del ser humano es usar su libre albedrío para elegir, y la elección más importante que hace una persona es vivir con la realidad de Dios. Para que esta elección sea significativa debe haber otras opciones “reales”. Dios pone por lo tanto poder real en la idolatría para permitir a la humanidad ejercer su libre albedrío en las decisiones más significativas. Hoy, el poder de la idolatría está en su mayor parte ausente, y la razón de esto será explicada más adelante.

2) Ver: explicación de Rashi, Números 18:3.

3) Alrededor del memorial nacional de Israel del Holocausto en Jerusalem (Yad VaShem) hay plantados aproximadamente 6 mil árboles. Estos árboles son conocidos como El Bosque de los Justos de las Naciones. Los árboles fueron plantados en reconocimiento a los no judíos que ayudaron a los judíos durante el Holocausto, a menudo a pesar del alto riesgo que corrían. Hasta hoy, Yad VaShem ha recopilado una lista de aproximadamente 21.000 personas indicadas como “Justos de las Naciones”. Esto es muy hermoso, pero también tiene un lado triste: cientos de millones de personas vivían en Europa durante el Holocausto, y sin embargo sólo una pequeña fracción movió un dedo para ofrecer asistencia.

4) Ver: Sforno en Génesis 41:18. Ejemplos de dramáticos cambios para peor se pueden ver en la expulsión de los judíos de España en 1492 y las leyes de Núremberg en Alemania en 1935.

5) Esta es precisamente la razón por la que soy un gran partidario de que todos los judíos, religiosos, seculares o en el medio, aprendan las leyes de lashón hará – hablar correctamente. La pluma es más poderosa que la espada y el daño que causa la calumnia es incalculable. El hablar apropiadamente no es sólo para los judíos – es la base de toda sociedad civil.